Aranzazu del Castillo | Soltar el control
Web de Aranzazu del Castillo Psicologa en Barcelona. Información de contacto y servicios y blog con artículos.
terapia para adultos Barcelona, terapia de adultos Barcelona, terapia psicológica Barcelona, servicios psicológicos Barcelona, talleres psicológicos Barcelona, intervención psicológica Barcelona, terapia depresión Barcelona, terapia de pareja Barcelona, terapia ansiedad Barcelona, psicólogos celos Barcelona
16446
post-template-default,single,single-post,postid-16446,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Soltar el control

La incertidumbre asusta o, cuanto menos, inquieta, pone nervioso. Por eso, las personas somos amantes del control. Queremos controlarlo todo, al máximo y siempre. Lo siento, no es posible. Cuanto antes lo asumas, mejor para tu salud mental (y de rebote, física).

Imagina que alrededor de ti pudiéramos dibujar tres círculos concéntricos. El primero y más cercano corresponde a la zona de control. El segundo representa la zona de influencia. El más alejado constituye la zona de preocupación o no control.

Cada experiencia que vivimos podría ser hipotéticamente encasillada en una de estas tres franjas circulares. Nuestro deseo es comprimir todas ellas en la zona de control pero, lo cierto es que no permite tantos ocupantes.

La elección de qué ropa visto hoy, qué palabras uso para expresar una idea, si decido o no asistir a un curso de botánica, o hago el esfuerzo de visitar a ese pariente lejano son cosas controlables. Tú decides qué hacer en cada una de ellas y eso tiene un impacto que conforma la experiencia.

La reacción de mi amiga ante algo que he dicho, la relación entre mis dos hijos, los beneficios que da mi negocio, mi estado de salud, etc. podrían situarse en la franja de influencia. No puedo controlarlo directamente, pero puedo actuar conforme a lo que creo que es mejor en cada momento y, de esta manera, influir en el resultado. Responsabilizándome cuando toca y al nivel que toca.

Por último, tenemos la zona de no control o preocupación, donde podríamos encontrar las emociones que experimento cuando leo una noticia en el periódico, los pensamientos que me vienen a la cabeza sobre lo mal que estoy llevando el negocio, la evolución de la enfermedad de un amigo, los pensamientos y emociones de los demás, etc. Es decir, cosas que nos preocupan, pero sobre las que no podemos actuar directamente, bien porque son casi automáticas o bien porque la decisión no depende de nosotros o escapan de nuestro control.

¿Por qué no dejar de presionar para comprimir todas estas experiencias en la primera franja y en su lugar, aceptar y dejar aire entre ellas para que circulen y sigan su camino?

Para todo aquello situado dentro de la zona de control: acotar, concretar y resolver la situación con lo que uno tiene, pidiendo ayuda si es necesario, dividiendo el problema y avanzando sobre él paso a paso.

Para las experiencias incluidas en la zona de influencia: valorar el grado de influencia real que podemos tener, aceptar las propias limitaciones y decidir si queremos invertir tiempo y esfuerzo en la causa.

Para hechos enmarcados en la zona de no control o preocupación: aceptar nuestra vulnerabilidad (que no, que no podemos controlarlo todo); comprender que esta vulnerabilidad va unida a nuestra capacidad para vivir lo bueno y darse un margen de preocupación, entendiendo que este es el estado natural del cerebro (el 80% de nuestros pensamientos son de contenido negativo) y que el desahogo narrativo tiene su utilidad.

Advertencia: que esta aceptación no te atrape en la mente y te desconecte de la vida (rumiación u overthinking). Para evitar caer en esta trampa ponte frenos -cuanto más creativos mejor, que la mente es muy lista- y actúa -haz aquello que sea que puedas hacer ahora y que sabes que te acerca un poquito al lugar o situación en la que quieres estar.

_______________________________________________________________________________

Photo by Manuel Sardo on Unsplash

No Comments

Post A Comment