Aranzazu del Castillo | Rutina, Cambio, Desafíos y Crecimiento personal
Web de Aranzazu del Castillo Psicologa en Barcelona. Información de contacto y servicios y blog con artículos.
crecimiento personal, salud mental, flexibilidad
16358
post-template-default,single,single-post,postid-16358,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Mantén la chispa

Los seres humanos poseemos un impulso natural hacia el crecimiento y la superación personal. Se trata de una energía que nos mueve y nos anima a aprender y a afrontar retos de todos los colores, tamaños y formas prácticamente a diario. Cuando por algún motivo, este impulso se apaga nos sentimos “estancados” y experimentamos una serie de emociones desagradables de manera paralela: aburrimiento, tristeza, apatía, ansiedad, rabia… Cuando esta situación se cronifica, puede dar lugar a problemas más serios como la depresión o los trastornos de ansiedad.

La interrupción de ese flujo de energía puede originarse de muchas maneras. Una de ellas -quizá la más clara- es el cambio radical en las circunstancias actuales de la persona, incluso aunque estas no sean del todo satisfactorias. Dicen que más vale bueno conocido que malo por conocer. Cuando todo a lo que estás acostumbrado se transforma, dejas de obtener del medio una serie de consecuencias/estímulos que podían estar alimentando esas ganas tuyas de crecer y superarte. Fíjate que he dicho “se transforma” y no “desaparece”. La clave ante esta situación, por tanto, consiste en ser capaz de concederse un tiempo prudencial para la tristeza o la apatía y adoptar cuanto antes una actitud abierta y activa hacia lo que está por llegar. No dejes que lo primero te impida ver lo segundo.

La cultura individualista en la que estamos sumergidos tiene tintes de perfeccionismo e inmovilismo. Cada vez más pronto presiona a las personas a elegir caminos que las lleven a la especialización y a la diferenciación del otro, para ser más y más competentes en una sociedad donde el dinero todo lo mueve. Al mismo tiempo, se entiende que la ruta debe ser seleccionada y seguida con firmeza y determinación, sin vacilaciones. No se deja margen a la exploración, al errar, a la pausa.

Estos tres elementos -explorar, equivocarse y parar- forman parte del impulso natural de los seres humanos. Cuando les damos espacio y los nutrimos con ingredientes de alta calidad, se desarrollan y se transforman en el doble de energía, dando lugar a individuos con ideales y valores claros y consolidados, pero de mente flexible y sana. Uno de esos ingredientes debe ser, sin duda, la aceptación de uno mismo.

En cambio, cuando no damos cabida a la exploración, a los errores o a las pausas y actuamos como el juez más severo con nosotros mismos, la energía que tenemos se diluye lentamente, junto con nuestras ganas de crecer, desarrollarnos, relacionarnos… en fin, con nuestras ganas de vivir. Nos convertimos en individuos con valores difusos y movimientos sin dirección clara.

Aunque la influencia del entorno es innegable, las personas tenemos una gran capacidad para desarrollar nuestro propio criterio. Coge de ella lo que necesites, lo que te aporte y te haga crecer personalmente y mientras, rechaza temporal y amablemente aquello que consuma y reprima tus impulsos de jugar y vivir.

Y ya sabes, no te olvides de mantener la chispa encendida. Aquí te dejo algunos trucos para ello:

  • Mantén una rutina, pero aléjate de ella con frecuencia.
  • Haz siempre cosas nuevas: busca nuevas actividades, conoce a nuevas personas, visita lugares desconocidos…
  • Prueba a hacer aquello que quieres, aunque tu cabeza te diga que no puedes.
  • Escucha más a tu cuerpo… y trátalo mejor.
  • Implícate en aquellos proyectos que te devuelven energía y buenas experiencias.

Si te has quedado “estancado”, no te preocupes, no eres el único. No estás loco, ni eres un bicho raro. Necesitas una pausa, explorar y darte permiso para errar. Y si necesitas apoyo en este proceso, estaré encantada de ayudarte.

 

Photo by David von Diemar on Unsplash

No Comments

Post A Comment